Κυριακή, 18 Ιουνίου 2017

Palabras de embajadora de Cuba en Esparta


Zelmys Maria Dominquez Cortina

Muchas gracias a todos por su presencia, al alcalde Sr Evangelos (Vaguelis ) Valiotis por su apoyo y hospitalidad, a la Asociación Cultural Jose Martí por su entusiasmo y organización de este evento, así como a los amigos de Esparta que con tanta dedicación han preparado esta actividad. Gracias a todos.

Cuba, un pequeño archipiélago en el Mar Caribe, despierta grandes pasiones de amigos y enemigos, porque ha tratado de ser independiente, soberana, digna, socialista, internacionalista, a pocas millas de una superpotencia como EEUU . Tomando una frase que se aplica a Cuba aunque se dijo originalmente para Mexico, quizás nuestro principal pecado es estar tan lejos de Dios y tan cerca de los EEUU. No se puede hacer la historia de Cuba sin tener en cuenta su relación con EEUU. Y no se puede entender a la Cuba de hoy sin conocer su pasado.

El pueblo cubano es un pueblo valiente, que ha demostrado a lo largo de su historia su vocación independentista y soberana. En el siglo XIX lucho por su independencia de España, la cual le fue arrebatada por la intervención norteamericana en la guerra en 1898 y así surgió una república mediatizada y neocolonial completamente dependiente política y económicamente de EEUU.


A pesar de los múltiples intentos de los cubanos por recuperar su país en esos años de sometimiento al imperialismo, no fue hasta 1959 que se alcanzó en Cuba la verdadera independencia y el pueblo se hizo cargo de su destino.

Desde su inicio, esta Revolución que como dijera el Comandante Fidel Castro era “con los humildes, por los humildes y para los humildes”, se vio sometida a la hostilidad y la agresión de su vecino poderoso. Los sucesivos Gobiernos de EE.UU. se han trazado como objetivo: derrocar al gobierno revolucionario, destruir la Revolución socialista, restablecer el capitalismo y recuperar su hegemonía y dominación sobre nuestro país.

Se han utilizado diferentes vías e instrumentos de política para alcanzar este objetivo. Los más estables en todas las Administraciones han sido: el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto contra Cuba, que es un complejo entramado de leyes y disposiciones administrativas que conforman sus bases legales y están vigentes hasta hoy, a lo que se unieron en cada momento, las agresiones directas, la subversión y la propaganda. La prioridad en la aplicación de cada método o métodos ha variado de acuerdo con el momento histórico y las características del gobierno de turno en EE.UU.

Sin embargo, la Revolución Cubana ha resistido. Cuba ha tenido que cambiar en menos de medio siglo su matriz económica, dos veces. Cuando triunfó la revolución y comenzó el bloqueo tuvo que buscar nuevas opciones para dejar de ser dependiente de la economía de EEUU. 

Cuando cayó la URSS y el campo socialista en los 90´s tuvo una gran crisis, perdió sus suministros de petróleo, de productos, de mercados, más del 85% del mercados se perdió. Muchos pensaron en esa época que Cuba también caería como cayeron los demás. Teorías como la del domino y el fin de la historia florecieron, el bloqueo se recrudeció con nuevas leyes que ahogaron aun más a la economía cubana y afectaron incluso a terceros. Se produjo entonces en Cuba el llamado período especial, crisis profunda que afecto grandemente a Cuba. Fue necesario tomar medidas para paliar la situación y seguir adelante.

Muchos se preguntan por qué Cuba fue capaz de resistir y no solamente sobrevivir sino salir de la crisis y comenzar a crecer en su economía.

La respuesta es el pueblo cubano, que es el verdadero artífice de su historia, que fue quien hizo su revolución socialista, nadie se la impuso desde afuera, y que tiene una profunda vocación de libertad. Además la unidad del pueblo bajo la guía del partido y la dirección histórica de la revolución, que goza de la confianza del pueblo y le consulta cada una de las grandes decisiones que se toman en el país.

Un ejemplo ha sido el proceso de actualización del modelo político económico y social de Cuba , que es un ejemplo de consulta popular, cuyos documentos finales después de cientos de reuniones populares en diferentes lugares y niveles, fueron aprobados por el CCPCC y la ANPP , habiéndose modificado en el proceso más del 92% del contenido original como resultado de la participación popular.

En este contexto, el anuncio simultáneo por los presidentes de EEUU Barack Obama y de Cuba Raul Castro del restablecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos países el 17 de diciembre de 2014, tuvo un gran impacto mundial. Fue la conclusión de un proceso de negociación , que implicó el regreso de los 3 héroes antiterroristas cubanos que aun estaban en cárceles norteamericanas de los cinco que estuvieron presos. La Embajada de Cuba se reabrió en Washington 20 de julio 2015, luego de restablecimiento oficial de relaciones diplomáticas. La embajada norteamericana se reabrió oficialmente el 14 de agosto de 2015, aunque funcionaba como tal desde el 20 de julio.

La visita de Obama a Cuba del 20 al 22 de marzo de 2016 constituyó la primera de un mandatario estadounidense en casi 90 años. Cuba lo recibió con respeto y desde una posición firme y de principios que le ha permitido participar de estas circunstancias, ratificando una vez más su voluntad histórica favorable al diálogo y al entendimiento con los Estados Unidos, siempre que sea en igualdad de condiciones y sin la menor sombra a nuestra soberanía, tanto en el plano doméstico como internacional. 

Ser respetuoso no significa caer en ingenuidades en cuanto a cuáles son las intenciones de Washington, pero aceptamos el desafío. De cualquier manera, la mejoría de la vida material y espiritual del pueblo cubano no vendrá por la visita de un mandatario estadounidense, sino por lo que continúen siendo capaces de hacer los cubanos por sus propios esfuerzos.

Esa visita de Obama constituyo, sin duda, un hito histórico en las relaciones Estados Unidos-Cuba, pero que esa historicidad sea favorable a Cuba, estará sobre todo en los hombros de las nuevas y futuras generaciones de cubanos, quienes tendrán a su cargo, tanto la responsabilidad de aprovechar con inteligencia las nuevas oportunidades que se abren, como enfrentar con éxito los desafíos que para la sobrevivencia de la Revolución representa esta nueva etapa.

Con Obama hubo continuidad de los objetivos, de la subversión, la persecución financiera , la propaganda sobre Cuba, pero también hubo cambios. Se tomaron algunas medidas ejecutivas que flexibilizaron los mecanismos del bloqueo, y fue significativo que luego de 25 años de votación en Naciones Unidas contra el bloqueo, los Estados Unidos por primera vez se abstuvieron.

En general, la mejoría de las relaciones bilaterales se da tanto en el plano simbólico, como en el práctico. Sin embargo, a pesar de los notables progresos que se han obtenido en las relaciones bilaterales como: el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba, el propio inicio del complejo proceso hacia normalización de los vínculos bilaterales y los acuerdos alcanzados hasta el momento, el regreso de los héroes antiterroristas cubanos y la eliminación de Cuba de la lista de países terroristas; lo cierto es que Obama se fue de la casa Blanca y Cuba no solo se quedó con el bloqueo –principal obstáculo para la normalización de las relaciones-, sino también con la ilegal base naval estadounidense en Guantánamo y con toda una serie de políticas hostiles del pasado como Radio y TV Martí, los programas de corte injerencista y aquellos que politizan el tema migratorio al incitar a la emigración irregular

Aunque Obama manifestó públicamente su desacuerdo con el bloqueo, al considerarlo una política fallida que no ha logrado hacer avanzar en Cuba los intereses de los Estados Unidos y exhortó al Congreso a proceder con su levantamiento definitivo, cuando se analiza todo lo que realizó, se puede apreciar que, a pesar de la Ley Helms Burton, el presidente de los Estados Unidos conserva amplias facultades ejecutivas para, a través de licencias, erosionar significativamente el bloqueo, surgen entonces inevitables cuestionamientos: 

¿por qué Obama no agotó hasta el final esas prerrogativas?, ¿por qué las medidas que tomó para flexibilizar el bloqueo fueron limitadas, a cuentagotas y con una tendencia que desfavorece al sector estatal de la economía cubana? ¿Cómo se explican las críticas de Obama al bloqueo y que fuera al mismo tiempo su administración, la que más fervientemente llevó adelante la persecución financiera contra la Isla, superando incluso a la administración Bush en la aplicación de las sanciones?

No deja tener sustento la hipótesis de que Obama, tomando en cuenta el contexto el político y legal, prefirió maniobrar con gran astucia y sin grandes riesgos a través de sus cinco paquetes de medidas de “flexibilización” del bloqueo, para maximizar los beneficios políticos de su nuevo enfoque hacia la Isla. 

Obama también fue el primer Presidente de los Estados Unidos que hace pública –Carter lo había hecho con anterioridad pero de manera secreta- una directiva presidencial en la que ordena y establece el camino para avanzar hacia la normalización de las relaciones entre ambos países. Esta directiva la dio a conocer el 14 de octubre de 2016, antes de salir de la Casa Blanca.

Si el nuevo presidente de EE.UU., Donald Trump, da marcha atrás a la mayoría de las regulaciones hacia Cuba aprobadas por su predecesor, Barack Obama, como anunció en su discurso en Miami eso podría costarle hasta 6.600 millones de dólares a la economía estadounidense hasta 2021 y afectaría a más de 12.200 trabajos, según un estudio publicado en junio 2017 y elaborado por la organización estadounidense Engage Cuba, favorable al acercamiento bilateral.

Como decía el Canciller Bruno Rodriguez, en Naciones Unidas, cambiar a Cuba es solo asunto soberano de los cubanos. Cuba es un país verdaderamente independiente. Lo es porque ganó su independencia por sí mismo y ha sabido y sabrá defenderla al precio de los mayores sacrificios y riesgos.

Estamos orgullosos de nuestra historia y de nuestra cultura que son el tesoro más preciado. No olvidaremos jamás el pasado porque es la forma de no regresar nunca a él. Ya decidimos nuestro camino al futuro y sabemos que es largo y difícil, pero no nos desviaremos de él por ingenuidad, por cantos de sirenas, ni por error. No hay fuerza en el mundo que pueda obligarnos a ello.

Y agregaba el canciller cubano:
Tenemos y defenderemos nuestros propios valores y símbolos que iremos enriqueciendo, pero serán siempre cubanos. No los cambiaremos por otros extraños. Lucharemos por construir una Nación soberana, independiente, socialista, democrática, próspera y sostenible. No volveremos al capitalismo. 

Como dijo el líder de la Revolución Fidel Castro Ruz, el 19 de abril de 2016: 

“perfeccionaremos lo que debamos perfeccionar, con lealtad meridiana y la fuerza unida, como Martí, Maceo y Gómez, en marcha indetenible.”

Muchas gracias.


Δεν υπάρχουν σχόλια:

Δημοσίευση σχολίου